Infidelidad en la pareja: Por qué la gente engaña

follow
Irene Micó

Por Irene Micó

Máster en Psicología General Sanitaria

Psicóloga General Sanitaria en el Gabinete Dopsi de Psicología y Salud

ACTUALIZADOS: 26 abril 2022

Pocos sucesos en la vida de una pareja, además de la muerte o la enfermedad, pueden llegar a afectar de manera tan devastadora a los individuos que la conforman como una infidelidad. Comprometerse en una relación romántica monógama es algo que implica ciertos acuerdos, como confianza mutua en que uno te será fiel tanto romántica como sexualmente y no cometerá una infidelidad en la pareja. Cuando esta confianza se quiebra, las consecuencias pueden ser profundas e irreversibles, que hacen difícil superar una infidelidad y confiar incluso en uno mismo.

Mientras que el adulterio existe desde que se inventó el matrimonio, y a pesar de ser algo normalizado en muchas culturas alrededor del mundo, es innegable afirmar que la tecnología y las redes sociales han convertido la infidelidad en algo un poco más complejo y con muchas más áreas grises de lo que solía ser. El sexólogo y terapeuta Antoni Bolinches no trastabilla al hablar de “infidelidad cibernética”, donde entran interacciones como el “sexting” o el uso de apps como Tinder a espaldas de la otra persona.

Sin embargo, los motivos detrás de una infidelidad pueden variar de persona en persona, así como la manera en la cual cada pareja (o uno mismo) conceptualiza este acto. Por otro lado, según algunos estudios, entre el 20 y el 25 por ciento de los matrimonios atravesarán esta situación de en determinado punto de su relación, independientemente de la vía mediante la cual se incurra en este acto sin tratamiento.

¿Por qué la infidelidad ocurre?

Para dar respuesta a esta pregunta, desde detectivesprive.com hemos conversado con expertos en el tema. Para la psicóloga Irene Micó, es importante destacar también que en una infidelidad no siempre se reparten los roles entre “víctima” y “victimario”, sino que, en muchas ocasiones, es consecuencia de una serie de conductas por parte de una de las partes que fomentaron que la otra buscara solución a los problemas de la relación fuera de la misma, llevando a la infidelidad en la relación y sin buscar un tratamiento para sentirse contenido.

El tema de una relación y la infidelidad, lamentablemente, es tan vieja como el mundo y ocurre tanto de parte de hombres como de mujeres. Muchas veces, este proceso es la continuación de otros problemas o razones detrás de ciertos conflictos en la vida que dan pie a que suceda la infidelidad. Por el contrario, el desinterés por el bienestar tanto de la otra persona como por la estabilidad de la pareja, la falta de compromiso, problemas de comunicación o datos que dificultan o imposibilitan la resolución de conflictos, dificultades en el ámbito sexual del infiel; todas estas dinámicas pueden estar llevándose a cabo dentro de una relación de pareja, provocando directa o indirectamente que una de las personas tome la decisión de cometer una infidelidad. Por supuesto, esto no sucede en todos los casos, sobretodo si el individuo se siente contenido por uno mismo u otra persona.

“Con esto no se pretende justificar u otorgar una carta blanca para engañar a la pareja”, agrega Micó. Mientras que algunas personas se enfrentan a estas situaciones y ven una “resolución” más sencilla a estos conflictos fuera de su relación de pareja, esto solo traerá más problemas, incluyendo la infidelidad y el engaño. Para Micó es importante contar con ayuda de un psicólogo para superar una infidelidad, e indagar a fondo cuáles pudiesen haber sido los detonantes de tal situación, como una falta de intereses, información o dolor que puede llevar al adulterio en la relación de pareja.

Por otro lado, una serie de estudios llevados a cabo sobre un grupo de aproximadamente 500 individuos que han engañado a su pareja romántica en algún punto, han ayudado a determinar a los investigadores las posibles motivaciones detrás de una infidelidad, especialmente cuando se trata de una mujer, entre otras cosas.

A pesar de tratarse de algo sumamente subjetivo y sujeto a una infinidad de variables, estos investigadores lograron sintetizar ocho principales motivos de una infidelidad a partir de sus preguntas. Aquí está ese contenido:

  1. Desenamoramiento, conocido por muchos como la pérdida de la “chispa”, lleva a la infidelidad (aunque no en todos los casos). Cuando una persona, ya sea mujer u hombre, empieza a sentir un amor más grande por otra persona que por su pareja actual, la tendencia más fuerte será a engañarla en su relación. El ser humano siempre busca razones que expliquen el proceso que están sintiendo, sobretodo si tiene que ver con un problema que los lleva al adulterio.
  2. Para tener más variedad a nivel sexual. Muchos de los sujetos del estudio revelaron que engañaron a sus parejas por “aburrimiento” y ansias de experimentar otras cosas, más que por un problema dentro de la pareja u otras razones que no tienen que ver con uno sino con la relación.
  3. Falta de atención. Cuando una de las personas comienza a sentir falta de amor o atención, o que la relación se ha tornado descuidada, hay probabilidades de que busquen esta atención con otra persona. Esto es notorio para todos. Esta situación se puede prevenir, sin embargo, recurriendo a psicólogos o terapia de pareja para superar la infidelidad, entre otras cosas.
  4. Para aumentar la autoestima. Para muchas personas, la posibilidad de tener una aventura representa un incremento en su ego y su autoestima, aunque ceder a este impulso traiga graves consecuencias a nivel personal y en su matrimonio. El engaño terminará lastimando incluso sus propios sentimientos y confianza, aunque no lo sepan, y se termina cayendo en la infidelidad.
  5. Por enojo o venganza.No muchos sujetos citaron esta como una de sus razones principales para engañar, pero sin duda la ira juega un rol importante cuando lo que buscas es hacer sentir mal a tu pareja estando con alguien más. Por supuesto, también entra un juego el sentimiento de deseo por la mujer u hombre objeto de la relación que lleva a la nada.
  6. Falta de compromiso.Cuando una de las partes no demuestra estar totalmente comprometido con la relación, la tendencia es a sentir insatisfacción y, por ende, a engañar a la otra persona. La privacidad, los intereses y la confianza también tienen mucho que ver, por más que se piense que nada de esto va a llevar a la infidelidad en la vida.
  7. Por deseo sexual. Las diferencias en el apetito sexual dentro de la vida de una pareja son una de las principales motivaciones que tienen las personas para engañar y buscar en alguien más lo que su pareja no le ofrece, incurriendo en infidelidad a través de relaciones sexuales.
  8. Por agentes externos. No toda infidelidad es premeditada, y no siempre viene atada a una insatisfacción dentro de la pareja. Factores como estar en estado de ebriedad pueden llevar a una persona a cometer una infidelidad que no hubiesen anticipado de cualquier otra manera en la pareja. Muchas veces, nada los lleva a sospechar que necesitaban la infidelidad en su vida o estar con alguien más hasta que estas cosas ocurren, ya sea con una mujer o con un hombre.

Datos sobre la infidelidad

La infidelidad, sin dudas, toma una importancia distinta según la persona a la que le sucede algo. Te dejamos aquí algunos datos a tener en cuenta por si te interesa el contenido sobre infidelidades:

  • Los hombres son capaces de infidelidad un 15% más que las mujeres.
  • Muchos hombres no se preocupan tanto si la mujer es infiel con una tercera persona del mismo sexo. No ocurre lo mismo con la percepción de la infidelidad en las mujeres.
  • La mayoría de las personas no creen que su pareja les vaya a ser infiel en la relación. Uno mismo no puede ver esos detalles.
  • Las mujeres no siempre se preocupan de que el hombre sea infiel sexualmente o por un sitio web con contenido para adultos. La persona se preocupa de que el otro se enamore y quiera tener otra relación con alguien.
  • Muchos tienen la información de la infidelidad a mano pero no la quieren reconocer.
  • Las tecnologías han hecho que la infidelidad (y la oportunidad) sea aún más fácil.
  • La genética, tanto en el caso de hombres como mujeres, puede determinar una infidelidad o la posibilidad de mantenerse en una relación estable de pareja. Hay muchos datos científicos que corroboran esta información.
  • Casi el 45% de las mujeres está preocupada por el tema de recibir una infidelidad emocional en la pareja. Este tipo de infidelidades tienen que ver con sentimientos y encuentros que por un lado se hacen más fáciles con el tema de las nuevas tecnologías.
  • La terapia con un especialista muchas veces logra resolver problemas en una pareja antes de que se lleve a cabo el amorío en más de una ocasión.
  • Por otro lado, las páginas o sitios web de citas son muy visitados por hombres y mujeres que quieren tener una aventura fuera de su relación de pareja (aún si no había pensado en ser infiel).
  • El tema de las amistades es complicado, de acuerdo a los especialistas. Una mujer o chica suele tener muchos amigos hombres y este tipo de enlaces pueden desembocar en una infidelidad, entre otras cosas. Todo dependerá de las preferencias de cada persona y de la situación del otro.
  • En muchos países, es delito monitorear la actividad de una pareja. Incluso si la mujer, por ejemplo, sospecha una infidelidad. Para poder espiar sitios web con cierto contenido, un enlace, o una página con cookies, es necesario contar con el consentimiento de todos. Caso contrario, uno mismo puede tener problemas con la ley.

¿De qué maneras se puede reconocer una infidelidad?

Si bien los factores que pueden llevar a que una persona engañe a su pareja pueden ser muy subjetivos y variados, hay conductas que muy difícilmente pueden pasar desapercibidas, y son a estas a las cuales hay que permanecer alertas cuando se tienen sospechas de que una de las partes de la relación le está siendo infiel a la otra. Un amante con quien se mantienen relaciones sexuales es siempre difícil de ocultar, incluso si el area de privacidad es grande.

Los expertos en infidelidades demuestran que hay una posibilidad más grande de tener un amante en la época de verano. Mientras que hay una multiplicidad de razones para esto, el calor parece dar más libertad a las personas y de buscar relaciones sexuales y algún amorío fuera de la relación de pareja. Además, durante este período, una persona suele tomarse vacaciones en su vida y uno encuentra más facil enamorarse de alguien y terminar en la infidelidad, olvidándose de su pareja, ya sea por un sitio web o presencialmente.

Como indica el psicólogo y experto Andrés Carrillo, al fin y al cabo, se trata de un engaño e infidelidad, y lo que buscará el perpetrador es mantenerlo oculto de su pareja, pero naturalmente, con el paso del tiempo le será algo cada vez más incómodo guardar el secreto de la infidelidad. Según Carrillo, es en este punto en el cual empiezan a aflorar ciertos comportamientos que pueden encender algunas alarmas para descubrir el engaño.

Sobre el experto: Andrés Carrillo
Psicólogo mención clínica y diplomado en psicología Criminal. Experiencia en el departamento de salud mental hospitalaria, con destreza en el enfoque cognitivo-conductual. Habilidades en el desarrollo de proyectos científicos experimentales.

E-mail: [email protected]

Instagram: andrescarrillooficial

Linkedin: Andrés Carrillo

Otro punto a aclarar es algo no menor: una relación de infidelidad (osea, un o una amante) se puede dar de forma planeada o de forma casual. Es decir, se conoce a esta tercera persona utilizando tecnologías, algún sitio web, o simplemente en una oportunidad como un boliche. De acuerdo a lo que cada ser humano piense del otro y de las infidelidades, este proceso le parecera más grave o no en su pareja.

Estos son algunos indicadores de comportamientos atípicos que pueden suponer una infidelidad en tu relación:

Resguardo exacerbado de objetos personales

Es normal que en una relación en pareja la intimidad siga siendo algo necesario, pero cuando una persona empieza a ser extraordinariamente celosa con sus objetos personales, esto puede ser una señal de que algo no anda bien y que se tiene un amante en esta oportunidad. En especial, si la persona es muy celosa de su area de privacidad y de sus datos y no quiere compartir nada con su pareja.

Esto es especialmente importante cuando se trata de un recelo, incluso hasta paranoico, sobre su teléfono móvil con respecto a su pareja. Si bien se trata de un objeto personal que contiene mucha información privada y no siempre se comparte con la persona amada, resguardarlo con tanto afán puede significar que nos están ocultando algo, por ejemplo una infidelidad. Esto puede ser aún más sospechoso y despertar preguntas tanto en mujeres como en hombres si sus parejas no solían tener ese tipo de comportamientos durante la mayoría del tiempo, lo cual puede mostrar un riesgo de infidelidad en esta situación de la vida. Si bien hay varias soluciones a esto, es importante siempre contar con el consentimiento de la pareja y tener en cuenta sus preferencias.

Ausencias sin explicación aparente

Si una pareja empieza a ausentarse por tiempos prolongados, y los pretextos que ofrece son irracionales o algo peculiares, no es extraño comenzar a sospechar que hay algo con lo cual no se nos está siendo sinceros y que esta persona está manteniendo relaciones (o tiene sentimientos) por otra. Por supuesto, es importante tener en cuenta que en la vida no todas las parejas que tienen ausencias no justificadas están llevando a cabo una infidelidad en la relación o tienen un amante. Tal vez es importante buscar terapia temprano para resolver posible riesgo o problemas que lleven a la infidelidad.

Es debido permanecer alerta ante excusas incongruentes para salir o conductas de incomodidad o frustración cuando a la persona se le piden explicaciones con respecto a la relación o el matrimonio.

Historias incongruentes

En las relaciones, las personas enamoradas se conocen profundamente y saben mucho sobre sus preferencias, rutinas y el sentimiento que mantiene cada una en el matrimonio. Esto significa que, si una persona, ya sea la mujer o el hombre, comienzan a tener comportamientos extraños e historias incongruentes, las preguntas aparezcan y se empiece a sospechar de infidelidades en la relación. Un amante puede ser la fuente de mentiras y de información falsa. Por ejemplo, si se está teniendo un amorío, la persona puede decir que está yendo a terapia cuando en realidad está teniendo relaciones con el amante e incurrir en una mentira, sobretodo si uno no se siente contenidom.

Falta de apetito sexual

Es natural que las ganas de tener intimidad sexual en una relación romántica fluctúen con el tiempo, pero que tu pareja no tenga ganas de estar sexualmente contigo no siempre es un indicador de infidelidad, y en muchos casos va relacionado con problemas personales del individuo más que con el matrimonio.  Esto no significa que siempre que haya problemas con las relaciones sexuales se trate de un amante en la pareja o una infidelidad en la relación. Hay muchos problemas en la vida, que tal vez tengan que ver con razones de trabajo, dinero, o incluso con otras personas. Para esto, es importante hablar con un especialista o psicólogos para programar una visita.

Sin embargo, no hay que bajar la guardia, pues la ausencia total de sexo resulta perjudicial para la pareja y provoca importantes heridas emocionales y de autoestima en la persona que es rechazada, y puede acarrear problemas en su bienestar psicológico y con sus relaciones. La comunicación es clave en estos casos, pero una conducta sospechosa puede significar que la persona está canalizando sus deseos sexuales hacia otra fuente de placer, incluso hacia ora persona por la cual puede o no tener sentimientos.

“Pérdida de interés en compartir gustos y aficiones, disponer de menos tiempo para la pareja y más para otros vínculos sociales, un incremento en el uso del móvil, un menor componente afectivo pasional en la mayoría de las personas”. Según la psicóloga Micó, estos síntomas pueden levantar sospechas de una infidelidad o de un amante, sin embargo, no son indicativos totalmente certeros de que sea así y que la persona ha sido infiel. Para ella, es importante mantener una comunicación con sentimiento y hablar con transparencia antes de asumir que tu pareja te está siendo infiel.

Lamentablemente, no se puede evitar que la otra persona de la relación cometa una infidelidad o tenga un amante. Por más preguntas que se hagan, la infidelidad es una decisión personal que tiene que ver con muchos motivos de la persona y de la pareja. Lo que sí se puede hacer para intentar prevenirla es empezar terapia, tanto hombres como mujeres, de acuerdo a lo que consideren necesario en el otro.

¿Cómo se puede restaurar la confianza en una relación?

Cuando una infidelidad es descubierta por las parejas, automáticamente se rompe el vínculo de lealtad que quedó establecido al principio de la relación. Para muchas personas, realmente no hay una vuelta atrás después de este quiebre infiel, incluso con terapia de pareja, pero para quienes deciden seguir con la relación, comienza un camino largo y complejo para restaurar la confianza en su pareja y superar una infidelidad, según estos datos.

Micó advierte que no es fácil, y que hay que enfrentarse a dos factores que pondrán en peligro una verdadera recuperación: emociones negativas intensas, como ira, frustración, decepción, algo muy difícil de manejar en una relación. Estos no son datos menores, y se deberá trabajar con esta información desde cada persona y su infidelidad. El no hacer nada no llevará a ningún resultado, ni en este aspecto de la vida ni en otro con respecto a una relación.

Además, puede haber una hipervigilancia sobre la otra persona, como saber en todo momento dónde está y con quién, manejar toda la información sobre con quiénes se escribe en su teléfono, a qué paginas entra, qué conenido ve, entre otras conductas que terminarán contaminando cualquier posibilidad de progreso para perdonar la infidelidad de la pareja, y es importante que la persona sea capaz de manejar estos impulsos para superar una infidelidad de forma exitosa.

Por su parte, Carrillo habla de otra información: tres pasos fundamentales para sobrellevar una infidelidad y dar pie a la restauración de la confianza en la relación con una persona, especialmente una mujer:

Si realmente desean mantener su vínculo, deben hacer la apuesta por confiar en que no se volverá a repetir. Nadie puede garantizarles que esto sea cierto, por lo que tendrán que demostrarse de forma constante su nivel de implicación y, dentro de lo posible, evitar el uso del reproche y la victimización (“esto lo he hecho porque tú eres X”, “no vas a salir con tus amigos porque eres un/a infiel”), dado que en ningún caso van a facilitar el avance la relación. 

En algunos casos puede ser recomendable que las parejas se separen físicamente algún tiempo, precisamente para poder evitar las escaladas del conflicto, y que puedan ir reencontrándose paulatinamente mientras restauran sus niveles de confianza. 

Por su parte, Carrillo habla de otra información: tres pasos fundamentales para sobrellevar una infidelidad y dar pie a la restauración de la confianza en la relación con una persona, especialmente una mujer:

  1. Enfrentar la situación incómoda. La pareja debe asumir la infidelidad como lo que es, sin restarle importancia o pensar que no es nada, pues de no resolverse, puede tornarse en una bola de nieve que simplemente traerá más problemas e incomodidad en el futuro, incluso haciendo terapia con psicólogos y teniendo toda la información sobre la pareja.
  2. Hablar del motivo de la infidelidad. Como mencionamos más arriba, hay tantas razones para ser infiel en el matrimonio como personas infieles hay en el mundo, sobretodo desde el punto de vista de los sentimientos. Pero si realmente ambas partes están interesadas en recuperar el vínculo que una vez tuvieron en la vida, es esencial exteriorizar cuáles fueron los factores que llevaron a esa situación en que una persona comete una infidelidad en la relación.
  3. Asistir a terapia con un especialista. La terapia de pareja es beneficiosa en todos los ámbitos, no solo cuando se llegan a puntos extremos como este en la infidelidad. Por otro lado, es clave contar con la asesoría de un experto para que analice la situación y ejerza como árbitro para ayudar a la pareja o relación a sobrellevarla, especialmente en casos graves donde hubo relaciones sexuales y algún sentimiento de por medio.  

También es cierto que muchas parejas nunca se recuperan de un amante o una infidelidad, lamentablemente. Esto es natural, ya que ninguna persona es igual a otra y procesan la información, los sentimientos y su contenido que surgen a continuación, cosas como el dolor del infiel entre otras cosas, de una forma diferente. Incluso con la ayuda de un especialista o un equipo de psicólogos, es posible que la visita no termine en un acuerdo con la persona que ha sido infiel. En todo caso, vale la pena intentar terapia para mejorar la relación de pareja y darse una nueva oportunidad, sin que la relación tenga que ver el fin.

El tema de la edad de alguien también es importante a la hora de pensar la pareja y las inseguridades, aún si la relación de pareja fue chica. La mayoría de las personas mayores (aunque tal vez no todos) intentan no ser infiel por razones morales. En su momento, alguien les enseñó que no hay que ser mentiroso con uno mismo y respetar a la mujer, entre otras cosas.

Conclusión

Ya sabemos que las relaciones románticas de pareja son sumamente complejas y delicadas, y sus pilares fundamentales son la confianza y el respeto en la pareja. Cuando uno de estos dos se pierde, el proceso para recuperarlos puede ser largo e inestable, y nadie asegura el éxito con certeza cuando se trata del sentimiento que las parejas tienen en su relación. A pesar de que, para muchos, la regla N.º 1 debería ser “no engañarás a tu pareja”, hay solo una que merece incluso mayor reconocimiento, que es mantener una comunicación abierta y transparente en todo momento. La comunicación dentro de la pareja no solo ayudará a prevenir conflictos de todo tipo, sino que será la herramienta para solucionarlos en caso de que se haya transgredido algún límite en la vida y el deseo de uno mismo.

Por otra parte, en detectivesprive.com no somos ningunos expertos en relaciones amorosas y de pareja, pero sí que lo somos en tecnología, y una de las sugerencias que nos atrevemos a dar para colaborar en la recuperación de la relación y superar esta complicada situación, es el uso de aplicaciones espías, que usan cookies y se pueden descargar de una página a través de un enlace, entre otras cosas. Estas páginas o apps te ayudarán a conocer más sobre tu pareja (y tal vez ese alguien con quien se comunica) a través del contenido que consume.

Este tipo de aplicaciones te permiten estar al tanto de lo que hace tu pareja con su móvil y en su vida, qué lugares frecuenta, y otros detalles que pueden otorgar transparencia a la relación, a través de cookies y de otro tipo de técnologías. Eso sí, el consentimiento del uso de estas aplicaciones es indispensable en esta oportunidad. De otra forma, sería no solo totalmente ilegal, sino bastante contraproducente para el progreso de la restauración de la confianza en las parejas. 

Sobre el experto

Irene Micó

Máster en Psicología General Sanitaria

Mi nombre es Irene Micó Cerdán, y actualmente ejerzo como Psicóloga General Sanitaria (CV-14205) en el Gabinete Dopsi de Psicología y Salud en el centro de València.

Me gradué en Psicología en el año 2014, cursando posteriormente estudios de Máster en Psicología Clínica y Salud a través de la fundación Universidad-Empresa ADEIT (curso 2014-2015).

Sobre el autor

Javier Camacho

Investigadora de seguridad y periodista

Javier Camacho Miranda es un comunicador social y docente de lengua castellana y literatura, con más de quince años de experiencias relacionadas a la escritura en diferentes vertientes.

Antes de convertirse en padre aún no conocía el mundo de los softwares de monitoreo legales y certificados. En sus palabras, antes de preocuparse por la seguridad de su hija después de regalarle su primer smartphone y caer en cuenta de todos los peligros que la acechaban en internet, pensaba “que las habilidades de intervenir un móvil estaban solamente al alcance de los hackers”.

Cuenta con una fuerte pasión por la tecnología, entre otras cosas, y la misma le ha permitido concentrarse actualmente en la redacción sobre aplicaciones espía y otras fuentes relacionadas a diferentes innovaciones tecnológicas.