Nous sommes fières d'être la seule page web de programmes de surveillance où les utilisateurs peuvent participer et partager leurs avis et leurs expériences avec les logiciels espions. Et comme la transparence est un trait qui nous définit, il nous semble important de préciser que nous recevons parfois une commission, notamment lorsque nos visiteurs cliquent sur l'un des liens qui mènent vers le site web d'une application espionne.

En savoir plus au sujet de notre façon de faire

Los peligros de las redes sociales para niños

David G. Espinoza Aviles

Psicólogo con orientación clínica

ACTUALIZADOS: 26 octubre 2020

Seamos objetivos: Internet nos abre una ventana al mundo desde la comodidad de nuestros dispositivos, un mundo en el que coincide una diversidad enorme de personas que a su vez representan un riesgo potencial para la seguridad e integridad de nuestros niños; pedófilos, secuestradores y otro tipo de perfiles están a la orden del día.

Por lo anterior, es un deber y responsabilidad de los padres y/o tutores estar al tanto de lo que puede presentarse en el universo cibernético para poder proteger a niños y adolescentes.

Es por demás sabido que el uso de las redes sociales aumenta la exposición de los niños y jóvenes a ser dañados en diferentes formas y, a veces, contribuye al aislamiento social y la depresión. También es una puerta abierta al ciberacoso.

peligros de las redes sociales para niños

Por su parte, la relación de los niños y jóvenes con el internet y las redes sociales parece motivarlos a crear relaciones superficiales en línea que son menos beneficiosas que las relaciones del mundo real, y que el tiempo que pasan en línea con relativamente desconocidos reduce el compromiso con las relaciones personales. Lo anterior son, sin duda, factores que reducen tanto la conexión social como el bienestar general de los niños y adolescentes, por lo cual se vuelve de suma importancia que los padres estén atentos al aislamiento, la depresión y el ciberacoso que pueden llegarse a presentar.

Pero, nos guste o no, internet, las redes sociales y toda la tecnología relacionada están aquí para quedarse. 

Como se evidencia todos los días de muchas maneras, este nuevo panorama tecnológico trae muchos beneficios maravillosos a las vidas y relaciones de nuestra familia. Al mismo tiempo, como ocurre con cualquier nueva innovación, este impacto tiene un lado oscuro.

Aunque el estudio de los efectos de las redes sociales en los niños todavía es relativamente nuevo, existe un creciente cuerpo de evidencia que demuestra las partes negativas sobre la exposición de los pequeños a las redes sociales. 

Para lo anterior solo basta observar la relación que tiene Facebook con diversos trastornos emocionales/psicológicos/mentales.

No hay duda de que Facebook es uno de los medios de comunicación más poderosos de la actualidad. Más de mil millones de usuarios chatean, comparten fotos y contenido diverso con sus amigos y familiares, además de mantenerlos muy bien informados sobre sus vidas con regularidad. Sin embargo, hay un lado oscuro en su uso, el cual fomenta depresión, ansiedad, otros trastornos psiquiátricos y una variedad de comportamientos poco saludables.

Se sabe que el uso excesivo de Facebook entre los niños y adolescentes se correlaciona significativamente con el narcisismo. Entre los adultos jóvenes, el uso excesivo de Facebook también se asocia con el trastorno histriónico de la personalidad, el trastorno antisocial de la personalidad, el trastorno bipolar y los trastornos sádicos, pasivo-agresivos, limítrofes, paranoides y somatomorfos. 

Hoy en día, se sabe que una mayor exposición a los medios, incluida la televisión, las películas, los videojuegos e internet, se asocia con el comportamiento violento y el aislamiento. Por ejemplo, los niños que ven programas con contenido violento no solo tienen más probabilidades de ser más agresivos, sino también de tener menos amigos y estar más aislados socialmente, por lo tanto, los niños que son agresivos tendrán menos amigos y serán más propensos a ser acosadores (porque son más agresivos) o víctimas de acoso (porque están aislados).

También es conocido que niñas y adolescentes cuanto más usan los mensajes de texto, la mensajería instantánea y otras redes sociales para hablar sobre sus problemas, particularmente sus dificultades románticas, más síntomas depresivos presentan; lo anterior se debe a la facilidad y frecuencia que la tecnología les brinda a los niños para comunicarse, lo cual les permite “rumiar” sus pensamientos y emociones, es decir, insistir en sus problemas sin brindarles ninguna solución.

Otro problema importante es la adicción a internet, la cual se caracteriza comúnmente como un uso excesivo de Internet (redundantemente) que interfiere con el funcionamiento diario del niño/adolescente y que puede provocar angustia o daño en diversas áreas de la vida del joven.

Actualmente se sabe que los adolescentes que presentan adicción a Internet tienden a tener un marcado comportamiento obsesivo compulsivo, depresión, ansiedad generalizada y social, trastorno por déficit de atención con hiperactividad, introversión y otros comportamientos desadaptativos. Lo anterior no solo refleja una problemática del niño/adolescente, sino que también revela un patrón interesante de participación de los padres: aquellos jóvenes catalogados como adictos a internet refieren a sus padres como carentes de amor y cariño, siendo demasiado dedicados a temas ajenos a sus hijos, insensibles, enojados y de severa disciplina.

Al día de hoy existe un debate considerable dentro del campo de la salud mental sobre si la dependencia de la tecnología es una verdadera adicción, como el alcohol, las drogas o el juego. De hecho, la Asociación Americana de Psiquiatría, que se encarga de publicar el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, decidió no incluir en su contenido la adicción a internet en su última versión, esto debido a que algunos profesionales del área sostienen que la dependencia malsana de la tecnología puede ser síntoma de alguna patología más profunda, como la depresión o la ansiedad, y que los llamados adictos a internet utilizan la tecnología para automedicarse y aliviar sus síntomas. Además, a diferencia del alcohol y las drogas, mencionan que el uso de internet no causa ningún daño fisiológico o psicológico directo.

Por otro lado, hay una razón sumamente importante para poder justificar el que los más jóvenes no utilicen redes sociales: su cerebro no es lo suficientemente maduro/desarrollado para utilizarlas de manera adecuada. De principio, las redes sociales no fueron diseñadas para ellos. La corteza frontal subdesarrollada de un niño/adolescente no puede manejar la distracción ni las tentaciones que vienen con el uso de las redes sociales. 

Pero regresemos al primer párrafo del presente: la integridad de nuestros niños está vulnerada por pedófilos, secuestradores y otro tipo de perfiles.

Hace algunos años, la Organización de los Estados Americano (OEA), a través del Instituto Interamericano del Niño, la Niña y Adolescentes (IIN) publicó información sobre las amenazas a niños y adolescentes dentro de internet y las redes sociales.

Veamos una lista detallada:

  1. Abuso sexual en línea

Son todas aquellas formas de abuso sexual promovidas por las herramientas tecnológicas actuales y/o difundidas por los medios online.

  1. Ciberbullying / Ciberacoso

Ya sea un amigo o un compañero de clase, se trata de acoso y agresión entre compañeros. En este tipo de agresión, el propósito del uso de la tecnología es difundir mensajes o imágenes crueles sobre niños/adolescentes específicos para que más personas puedan ver el contenido. La rápida propagación y su persistencia en Internet han aumentado la agresión hacia las víctimas.

  1. Happy slapping

Se trata de una forma de ciberacoso, la cual se produce cuando un joven o grupo de jóvenes golpean a otro mientras graban el incidente con un teléfono móvil, con la finalidad de difundir el incidente en las redes sociales para burlarse de la víctima.

  1. Grooming

Se refiere a todas las estrategias que utilizan los adultos para ganarse la confianza de los niños o jóvenes a través de Internet con el fin de utilizar los medios digitales para el abuso o la explotación sexual. En estos casos se suelen utilizar datos personales o identidades falsas, por lo que la persona que realiza el grooming se presenta fácilmente a través de cualquier medio digital que permita la interacción entre dos o más personas.

Hay dos tipos de grooming: el primero es cuando no hay relación entre ambas partes (adulto y joven), por lo tanto, se trata de la etapa previa al establecimiento de la confianza, pero el acosador logra obtener fotos o videos sexuales del menor para poder chantajearlo.

El segundo tipo es cuando existe una fase previa en donde el acosador genera confianza, logrando que los menores entreguen material sexual por sí mismos para volverlo objeto de chantaje. Para ello, muchas veces se hace pasar por menor de edad, manipula al menor a través de sus gustos y preferencias y utiliza el tiempo para fortalecer este vínculo.

  1. Sexteo/Sexting

Implica el intercambio de imágenes o videos con contenido sexual (desnudez o casi desnudos, o bien situaciones sexualmente sugerentes) a través del teléfono y/o internet (correo electrónico, redes sociales, etc.). También se puede considerar como una forma de acoso sexual, en la que las niñas, los niños y los adolescentes pueden verse obligados a enviar fotografías a sus novios/novias o parejas y luego distribuir las fotografías sin su consentimiento.

  1. Exposición a contenido inapropiado

Es cuando los menores navegan por internet y encuentran contenido inapropiado para su edad, como imágenes y/o videos violentos, comportamiento que incita comportamientos ilegales, etc.

También pueden navegar por la web y encontrarse con grupos y/o comunidades que fomentan la anorexia o bulimia; sitios web con contenido pornográfico; páginas que incitan al suicidio de niños y jóvenes, o simplemente páginas de hábitos poco saludables.

  1. Problemas de privacidad

A veces, los niños y adolescentes no consideran el público que sus publicaciones pueden atraer. En muchos casos, la información que brindan no debe compartirse con tanta gente. El contenido que publican puede contener información obvia que no conocen y puede que no sea adecuado que se divulgue.

Por ejemplo, compartir información sobre dónde se encuentran de vacaciones puede proporcionar información sobre que su casa se encuentra sola, o subir fotos de lugares que frecuentan puede proporcionar pistas sobre su ubicación exacta.

  1. Comunidades cibernéticas

En Internet, hay muchas comunidades que no son adecuadas para los jóvenes, ya que se encuentran en una edad en la que son altamente influenciables.

En este sentido, la seguridad en las redes sociales es cada vez más alta, pero hasta ahora, todavía existen determinadas comunidades que promueven la anorexia, la bulimia, el consumo de alcohol o drogas, la autolesión o la apología al suicidio o pedofilia.

  1. Challenges (retos)

Existen ciertos desafíos que se vuelven populares y se comparten en las redes sociales, desafiando a otros a seguir el ejemplo y compartir los resultados para que la audiencia pueda estar segura de que el niño/adolescente lo ha hecho.

Es el caso de juegos como la Ballena Azul, que propone una serie de pruebas a superar hasta llegar al suicidio como prueba final, o bien, el Hot Water Challenge, que anima a las personas a arrojarse un balde de agua hirviendo, lo que ha provocado un daño irreparable a varias personas.

Muy bien, pero, ¿cómo evitar los problemas relacionados con los menores y el uso de internet y las redes sociales?

Si bien la solución no es negarles el acceso a internet a los jóvenes, es necesario que como padres y/o tutores concienticemos a los menores sobre los peligros existentes en la red. El primer paso para evitar los peligros de internet es comprender los riesgos a los que pueden enfrentarse los menores. Por ello, es necesario que los adultos estén informados sobre este tema y saber cómo les afecta a los más jóvenes un acceso total a la web. 

Por su parte, es necesario verificar el acceso de los niños a internet y las publicaciones que hacen. Es importante saber lo que publican e instruirlos para que eviten proporcionar información personal y privada que pueda dañar su integridad. Del mismo modo, evitar la comunicación con extraños es otra medida fundamental de seguridad.

Mantén una conversación abierta con tu niño/adolescente. La conversación fluida y libre entre padres e hijos hace que los niños se sientan familiarizados y pueden acudir a los adultos en busca de ayuda si es necesario. Establecer una relación de confianza es quizás el punto más importante al abordar los problemas (de cualquier tipo).

Utilice soluciones de seguridad en la computadora o teléfono móvil. De esta manera, puede proteger su computadora o dispositivo de programas informáticos maliciosos y delitos cibernéticos, pero también puede filtrar sitios y contenido potencialmente peligrosos para los niños.

Así mismo, es necesario que conozca las redes sociales que utilizan sus hijos; también es importante que le ayude a configurar correctamente la privacidad de la cuenta de su menor.

Enséñeles a usar el sentido común. La niñez y la adolescencia es un período difícil, hemos hecho muchas cosas sin considerar las consecuencias. Sin embargo, saber cómo usar el sentido común puede liberar al joven de muchos riesgos.

Instruya a su hijo en la importancia de no compartir información privada. Recordemos que ciertas cosas es mejor no compartirlas en las redes sociales porque las expondrá a todos los que lo sigan. Es mejor pensar detenidamente qué información queremos compartir y qué información queremos dejar a familiares o amigos cercanos.

No deje que agreguen a extraños. El número de seguidores no lo es todo, deben ser conscientes de esto. Es mejor no tener una gran cantidad de «amigos» en las redes sociales que agregar a cualquiera. 

No debe de enviar fotos privadas. Debemos enseñarles a nuestros hijos a darse cuenta de que, al enviar contenido a otras personas, estos pueden optar por seguir compartiendo el contenido con quienes quieran sin su consentimiento. Antes de enviar algo (lo que sea), aunque su hijo confíe en la persona, dígale que lo piense detenidamente.

Restrinja el uso de redes sociales. Para ello, puede controlar el tiempo de navegación en internet o restringir el uso del teléfono móvil en determinadas ocasiones (como cuando se come en familia, por ejemplo).

En conclusión, las redes sociales brindan muchas ventajas, pero su uso también conlleva grandes peligros y amenazas (como los que ya se presentaron), en especial para los más jóvenes. Cualquiera que sea la situación que se presente, es necesario que como padres se tenga la capacidad de fomentar el uso responsable de las mismas, así como estar atentos a lo que los pequeños hacen cuando hacen uso de ellas, a final de cuentas son nuestra responsabilidad.

Referencias

10 principales amenazas que enfrentan niños y adolescentes en Internet. (2018, 17 mayo). We Live Security. https://www.welivesecurity.com/la-es/2018/05/17/principales-amenazas-enfrentan-ninos-adolescentes-internet/

AMNISTIA INTERNACIONAL. (2017, 31 mayo). LOS PELIGROS DE LAS REDES SOCIALES PARA NIÑOS NIÑAS Y ADOLESCENTES. https://www.amnistia.org/ve/blog/2017/05/2705/los-peligros-de-las-redes-sociales-para-ninos-ninas-y-adolescentes

¿Existen redes sociales seguras para niños? (2018, octubre). Cuaderno de valores: el blog de EDUCO. https://www.educo.org/Blog/existen-redes-sociales-seguras-para-ninos

Gobierno de México. (s. f.). Algunos riesgos en las redes sociales para niñas, niños y adolescentes. Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes. https://www.gob.mx/sipinna/articulos/algunos-riesgos-en-las-redes-sociales-para-ninas-ninos-y-adolescentes?idiom=es

Guía para padres: Cómo evitar los peligros de las redes sociales. (2019, 29 diciembre). Un Community Manager. https://www.uncommunitymanager.es/guia-padres-peligro-redes-sociales/

Kaspersky. (s. f.). Los siete peligros principales que los niños enfrentan en Internet: cómo mantenerlos seguros. https://latam.kaspersky.com/resource-center/threats/top-seven-dangers-children-face-online

Los peligros de Internet y las Redes Sociales. (2018, 27 junio). VermisLAB. https://www.vermislab.com/los-peligros-de-internet-y-las-redes-sociales/

Los peligros de las redes sociales para los niños y jóvenes. (2019, 18 febrero). Pediatría y Familia. https://pediatriayfamilia.com/ninos/los-peligros-de-las-redes-sociales-para-los-jovenes/

Los riesgos de Internet y las redes sociales para los niños. (2018, 14 noviembre). guiainfantil.com. https://www.guiainfantil.com/articulos/educacion/nuevas-tecnologias/internet-y-las-redes-sociales-riesgos-para-los-ninos/

Sobre el autor

David G. Espinoza Aviles

Psicólogo con orientación clínica

Psicólogo con orientación clínica, egresado con honores del Instituto Tecnológico de Sonora (ITSON). Cuenta con estudios personales en el uso de la Hipnosis Clínica como herramienta terapéutica para su implementación en la práctica profesional.

Ha publicado múltiples artículos de interés en diversos sitios web especializados y revistas digitales con temáticas propias de la Psicología Clínica, Psicopatología y estudios de caso, entre otros.

Es miembro de diversas sociedades para personas con alto CI tales como Mensa, Triple Nine Society, entre otras, caracterizadas por sus altos estándares de selección.

Como profesionista, desenvuelve su ejercicio profesional en el ámbito de la consulta privada.